• Rincón del Lector

Entre las flores te fuiste, entre las flores me quedo

Actualizado: 3 nov 2021

Miguel Hernández Gilabert nació en Orihuela, 30 de octubre de 1910. Poeta y dramaturgo español de familia humilde, que tiene que abandonar muy pronto la escuela para ponerse a trabajar. Aun así desarrolla su capacidad para la poesía gracias a ser un gran lector de poesía clásica española.


A partir de 1930 comienza a publicar sus poesías en revistas como El Pueblo de Orihuela o El Día de Alicante. En la década de 1930 viaja a Madrid y colabora en distintas publicaciones, estableciendo relación con los poetas de la época. A su vuelta a Orihuela redacta Perito en Lunas (1933), donde se refleja la influencia de los autores que lee en su infancia y los que conoce en su viaje a Madrid.


Ya establecido en Madrid, trabaja como redactor en el diccionario taurino El Cossío y en las Misiones pedagógicas de Alejandro Casona; colabora además en importantes revistas poéticas españolas. Escribe en estos años los poemas El silbo vulnerado (1934), Imagen de tu huella (1934), y el más conocido: El Rayo que no cesa (1936).


Toma parte muy activa en la Guerra Civil española, y al terminar ésta intenta salir del país pero es detenido en la frontera con Portugal. Condenado a pena de muerte, se le conmuta por la de treinta años pero no llega a cumplirla porque muere de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en la prisión de Alicante.


Durante la guerra compone Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1938) con un estilo que se conoció como “poesía de guerra”. En la cárcel acabó Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941) y Nanas de la cebolla (1939).

En su corta vida tuvo tiempo de escribir grandes poemas y convertirse incluso en un nuevo estilo que se denominó poesía de guerra. Estos son algunos de sus mejores ejemplos:


Cancionero y romancero de ausencias

Por las calles voy dejando

algo que voy recogiendo:

pedazos de vida mía

venidos desde muy lejos

Voy alado a la agonía

arrastrándome me veo

en el umbral, en el fundo

latente de nacimiento


Tristes guerras

Tristes guerras

si no es amor la empresa.

Tristes, tristes.

Tristes armas

si no son las palabras.

Tristes, tristes.

Tristes hombres

si no mueren de amores.

Tristes, tristes.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo