top of page
MADSMAGAZINE.png

La obsolescencia y la tecnología

Desde tecnología de inmersión, automóviles autónomos, robots y muchos otros más, los principales avances de tecnología llegan con más fuerza y han evolucionado a pasos agigantados, especialmente en los últimos dos años a causa de la pandemia.

En la actualidad vivimos en tiempos emocionantes donde el sector de la tecnología crece de una manera abrumadora. Su desarrollo implementa un ritmo cada vez más acelerado, impactando nuestras vidas de una forma que tal vez aún no comprendamos por completo. Desde el inicio del ser humano hasta el día de hoy, la tecnología ha evolucionado desde el invento de la rueda hasta la inteligencia artificial que vemos hoy en día.

Pero repasemos un poco este gran avance y el cómo estos mismos avances tecnológicos se van convirtiendo en cosas obsoletas. Para no irnos tan lejos podemos tomar como ejemplo la industrialización, de cómo se pasó del vapor al sensor, desde la primera revolución industrial, a finales del siglo XVIII en Gran Bretaña, apoyando la producción en masa mediante el uso de energía hidráulica y de vapor en lugar de energía puramente humana y animal, hasta llegar a la tercera revolución industrial que agregó computadoras, telecomunicaciones avanzadas y análisis de datos a los procesos de manufactura y, por supuesto, la cuarta revolución industrial, también conocida como la Industria 4.0, que se caracteriza por una creciente automatización y el empleo de máquinas y fábricas inteligentes.

Otro ejemplo es el de la inteligencia artificial, que empezó con las teorías de Alan Turing, en la década de los 90, y que todavía no sabemos hacia dónde nos llevará. Aún así, dejando de lado las teorías de Turing se podría decir que la inteligencia artificial nació como concepto real en 1956 cuando John McCarthy, Marvin Minsky y Claude Shannon, tres científicos destacados de la época, acuñaron el término durante la Conferencia de Dartmouth como “la ciencia e ingenio de hacer máquinas inteligentes, especialmente programas de cálculo inteligentes”.


Un poco más cercano a nuestros días, el año 2017 fue un gran año para la inteligencia artificial, permitiendo que ésta tomase asiento silenciosamente en una amplia gama de industrias. Ahora, en el 2022, las principales empresas han adoptado esta nueva tecnología, incluyendo la inteligencia artificial como una herramienta clave en sus negocios para aumentar la eficiencia. Solo por mencionar dos de los miles de ejemplos que tenemos ya a nuestra disposición, el empleo de IBM Watson permite obtener negocios más inteligentes. Igualmente, empresas como Amazon o Netflix utilizan la inteligencia artificial para analizar las preferencias de un consumidor y, de este modo, poder ofrecerle las recomendaciones más adaptas a su perfil, lo que ha aumentado considerablemente las ventas.

Aun así, es importante notar que esta inteligencia artificial debe evolucionar constantemente pues, de no hacerlo, conforme va pasa el tiempo perdería su utilidad convirtiéndose en tecnología obsoleta. Asimismo, debe ser capaz de incorporar las nuevas tecnologías que surgen, ajustándose lo máximo posible a las necesidades actuales y a las que proyectamos para el futuro.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page