• Rincón del Lector

La terrorífica historia de la Ouija

Actualizado: ago 10

La Ouija se patentó el 28 de mayo de 1890. Desde entonces, ha aparecido como “a Maravillosa Tabla que Habla” y tuvo mucho éxito como un juguete mágico que contestaba preguntas de pasado, presente y futuro con mucha certeza. Incluso llegó a Nueva York como una patente oficial y con un precio de 1.50 dólares. ¿Te gustan las efemérides? ¡No olvides visitar nuestra sección de efemérides y descubrir más datos curiosos sobre nuestra historia!


¿Qué es la Ouija?

Un tablero de madera con las letras del alfabeto formando un semicírculo, los números del cero al nueve y las palabras “sí, no y adiós”, junto con una placa con forma de gota, con una pequeña ventana en el centro, que se mueve a través del tablero. Dos personas se sientan alrededor de la tabla, colocarán la punta de sus dedos en la placa, hacen una pregunta y esperan a que se mueva y responda el ente o espíritu.


El boom , de este juego, en Estados Unidos se dio en el siglo XIX, en el 1848, con las hermanas Fox, que vivían en el norte de Nueva York, quienes aseguraban recibir mensajes del más allá. Las sesiones espiritistas no eran mal vistas, al contrario, se podía compaginar con la práctica del cristianismo, pues no tenía nada de malo contactar espíritus y menos en una época donde muchos morían jóvenes.


Los primeros en comercializar la tabla Ouija fue la Compañía Kennard Novelty. Charles Kennard se reunió con varios inversionistas en 1890, entre ellos Elijah Bond (abogado y topógrafo de Baltimore) para la construcción de “la tabla que habla”. Fueron quienes realmente le pusieron el nombre de Ouija, que, según investigó Murch, no proviene de la combinación de ‘oui’ (sí en francés) y ja (sí en alemán), sino que fue Helen Peters (hermana de uno de los inversionistas, Elijah Bond, y supuesta médium), quien propuso el nombre, que significa ‘buena suerte’.


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo