• Rincón del Lector

Odisea por la vaquita marina

La defensa de la naturaleza es un tema que se ha vuelto recurrente en todos los ámbitos de nuestra vida. Esfuerzos individuales y colectivos se han orientado a proteger o salvaguardar toda expresión de la naturaleza que se ha visto diezmada por acciones propias de quienes habitamos esta tierra.

Tal es el caso de la vaquita marina con la que empezaremos por ubicar y definir que es la vaquita marina o cochito. Se trata de una especie de cetáceo odontoceo de la familia Phocoendinae, una de las 7 especies de marsopa. Mide 150 cm de largo y llega a pesar hasta 50 kg. ¡Es la marsopa más pequeña del mundo!


Tiene una distribución muy restringida, aunque es una especie endémica de México en Baja California. El problema está en que, al no vivir en ningún otro sitio del planeta, pone en grave peligro su existencia. Si a esto le añadimos que las vaquitas marinas empiezan a reproducirse a los 3 años de edad y tienen una cría cada 2 años, su peligro de subsistencia se incrementa considerablemente. Como resultado, este carismático y tímido animal se encuentra en severo peligro de extinción y su población ha disminuido de una forma alarmante y preocupante en los últimos años.

Las vaquitas marinas sirven como fuente importante de alimento para los grandes depredadores de la familia de tiburones y se alimentan de especies más pequeñas en la cadena alimenticia como peces calamares y crustáceos, por lo que ayudan a mantener a estas poblaciones bajo control.


Su historia es relativamente reciente. Se describieron por primera vez en la primera mitad del siglo XX gracias al hallazgo de tres cráneos encontrados cerca de San Felipe en la región de Baja California. Algunos años más tarde, se describió todo el esqueleto cuando se recolectaron ejemplares enteros varados, pero no fue hasta 1958 que apareció la primera descripción formal de la vaquita marina como una especie diferente de marsopa.

Científicos, activistas y pescadores participan en la protección y preservación de las especies endémicas del Mar de Cortés que se encuentran en riesgo como la vaquita marina y la totoaba. El también llamado alto Golfo de California tiene una extraordinaria diversidad biológica, pero su misma riqueza lo ha puesto en la mira del crimen organizado que busca apoderarse de la vejiga natatoria del pez totoaba, la cual llega a valer miles de dólares en China. La captura ilegal de esta especie afecta a otras especies como la vaquita marina que quedan atoradas en las redes agalleras empleadas, lo que ha contribuido aún más a agravar su situación y la ha puesto definitivamente al borde de la extinción.


Para tratar de proteger la biodiversidad del alto Golfo de California, diversas organizaciones como Pesca ABC y el Museo de la Ballena luchan para que se empleen nuevas artes de pesca que sean sustentables y se retiren las redes para evitar la muerte incidental de otras especies. Además, científicos de la Universidad Autónoma de Baja California (Ensenada, México) trabajan desde hace más de tres décadas en la producción de peces totoaba para liberarlos en la vida silvestre y también para que su venta sea legal como es el caso equipo liderado por el doctor Conal True.

¿Quieres ayudar tú también a preservar este precioso animal? Descubre cómo hacerlo leyendo el libro “Odisea por la vaquita marina” de la Editorial Rincón del Lector y acompaña al autor, Víctor Renne Rodríguez en esta aventura para proteger a las vaquitas marinas. Una invitación sin duda agradable, seductora y apasionante por la defensa de este noble animal.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo