• Rincón del Lector

Tempestados

Las gotas caen con violencia sobre la Tierra. La Tierra no puede evitar sentir alivio a la vez que angustia, el agua le da la vida, pero a cambio es golpeada con firmeza, destrozada y finalmente utilizada.


El viento siente la ardua sensación que le provoca soplar fuerte, ir rápido. Está enfadado, necesita hacer notar la rabia que lo domina, y a la vez, le reconforta comportarse así.


El cielo ambienta este panorama de sentimientos, de la mejor forma que cree, baja el telón. Atenúa el día y mengua la luz.


La fauna se esconde, no quiere ser testigo de esta pelea. No es su guerra. No obstante, como en toda guerra, también sufren las ajenas consecuencias.

Un rayo hace acto de presencia a ritmo de grito desgarrador, el cual pide silencio y paz, de una forma equivoca y violenta. Intentando partir a todos en dos, haciendo uso de una energía lumínica potente para poder llegar a todos y por cualquier sentido, ya sea vista como oído.


Gran bostezo de indiferencia el del terreno mas cercano, libre de esta situación.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo